Blog

TVyNovelas USA – Más cerca de las Estrellas

  |   2015, Entrevistas - Prensa   |   No comment

img036 net img037 net

 

O
SVALDO RIOS
por Luis Afonso Borrego

“APRENDI A NO REPETIR CONDUCTAS DESTRUCTIVAS DE MI PASADO”

 

El galán de telenovelas, que ahora triunfa en el cine de Hollywood, nos revela el momento de paz que hoy vive y como sus hijos le han enseñado en sus cambios positivos.

 

Conocía a Osvaldo rios al poco tiempo de entrar a trabajar en TVyNovelas, 11 años atrás. Desde, el principio, a pesar de las prevenciones que por aquel entonces tenía con los medios de comunicación, de inmediato el artista y yo hicimos clic, porque descubrimos que cumplíamos años el mismo día. De inmediato entendimos que, como buenos escorpiones, nos identificamos en la intensidad, el perfeccionismo y hasta el apasionamiento por todo lo que hacemos.

 

En 11 años han pasado muchas cosas en nuestras vidas, pero parece que el tiempo no se ha ensañado con el físico del galán, que a sus 54 abriles luce como en sus inicios.

“He pasado por muchos momentos difíciles en mi vida, en los cuales no he tenido ni siquiera para comer, pero mis hijos siempre han comido. Nunca les ha faltado de mi parte esto, ni la atención o el amor. No he tenido techo, pero ellos sí… yo soy de la teoría de que si la mamá de tu hijo esta feliz y realizada, tu hijo también lo estará. Me precio de que en la actualidad tengo una bonita relación con las tres madres de mis hijos, y siempre que he podido las he apoyado de la manera que me lo han pedido”.

 

Justo antes de que conociera personalmente a Osvaldo, había atravesado éste uno de los momentos más fuertes de su vida, al haber sido privado de la libertad en su isla natal por una denuncia de violencia doméstica de una de sus ex parejas. Estas imágenes del artista entrando al centro penitenciario le dieron la vuelta al mundo, llevándolo a tocar fondo y replantearse muchas cosas en su vida, pero también reafianzarse en sus responsabilidades.

“En el 2003, viví esta situación de conocimiento público. Gracias a esto, perdí un contrato millonario multianual con Televisa; esto me llevó a graves problemas económicos. En esa época, solo tenía dos hijos. Yo puedo comer lo que sea, dormir donde sea y arreglármelas como sea, pero mis hijos no. Me tocó vender una finca en Puerto Rico, entre otras propiedades, artículos musicales, obras de arte…No me dolió, porque sabía que estaba haciendo lo correcto. Creo que Dios me premió con los hijos que tengo, porque si tuviera que hacerlo de nuevo para evitar que ellos estuvieran pasando trabajo, lo volvería a hacer”.

 

No obstante el artista, quien ve este momento como una oportunidad de reinvención, y de tratar de ser una mejor persona, también lo ha visto como una gran lección en la vida y de la que aún sigue aprendiendo.

 

“Hubo mucha desinformación…Mi parámetro para decirme a mí mismo que estoy bien, es hacer las cosas bien…Por dos años de mi vida, no voy a autoflagelarme el resto. Del 2002 al 2005, fue un autoaprendizaje para no cometer los errores del pasado. También aprender a quién escojo para compartir mi vida, no repetir conductas destructivas de mi pasado que no me hicieron nada bien. Es muy importante saber con quién compartes tu vida y revisar tu comportamiento con las personas que convives. Cuando pasan los años y me tomo más en serio el revisarme todos los días de mi vida, funciona ser menos duro, menos autocrítico e inflexible con quienes te rodean. He adquirido mucha paciencia, he aprendido a perdonar y a perdonarme, a tolerar y desarrollar el don de la paciencia. Lo que más me ha ayudado a este cambio ha sido mi relación con mis hijos. Yo no solamente los educo, ellos me han enseñado mucho. Ya ahora me permito vivir con un poco de desorden sin alterarme”.

 

Y a pesar de que luego de esa situación tan dolorosa de vivir para él y sus hijos, he podido dar fe de la estupenda relación que tiene con Carmen Dominicci, madre de su hijo mayor, Giuliano, de 25 años, que también ha vivido momentos tan comentados como su divorcio con el periodista Fernando del Rincón, igualmente por situaciones relacionadas con violencia intrafamiliar, donde el histrión fue pieza clave para levantar a su hijo y a su ex mujer, luego de la pérdida de su empleo posterior al escándalo…eso también se traduce a la amistad que subsiste con Geraldine y Kassiana, la madre de sus otros dos vástagos.

 

“Cuando voy a Puerto Rico siempre salgo a cenar con Geraldine y Osvaldo Gabriel. Acá en Miami siempre estoy pendiente de compartir con Kassiana y Alessandro, y pues con Carmen nuestra relación se ha basado en que somos padres y muy al margen de los problemas que pudimos haber tenido. En su último divorcio, yo me encontraba en Mexico trabajando. Ya nuestro hijo no era un niño, sino un adolescente y con amor lo sacamos de la dura situación que se vivía dentro de esa casa. Yo la llamé y le dije ‘aca estoy para lo que sea’. En algún momento me tome la libertad de llamar y tener un intercambio de palabras con su ex esposo para pedirle algo en concreto y lo respetó…le pedí que no inmiscuyera a mi hijo Giuliano en lo que él estaba viviendo con Carmen. No tuvimos ningún conflicto ni nada. Se portó como todo un caballero y además me consta que fue un gran padrastro para él, porque estuvo en momentos que mi hijo necesitaba de su figura”.

 

Y siguiendo la premisa más importante en su vida, que es la de su faceta de padre, sólo el corazón de un progenitor comprometido lo está llevando a otras latitudes profesionales que siempre soño, pero por amor a sus retoños está logrando.

 

“Las crisis son buenas oportunidades para crecer, tomar decisiones y hacer cambios. Estando en Mexico, en el 2011, terminando de grabar ‘Triunfo del Amor’, me encontré con la disyuntiva de que me podía quedar en ese país con todo el atractivo de seguir con el mundo de las telenovelas, o regresarme a empezar de cero en Miami. Estando recuperándome de una operación de emergencia de hernias inguinales, me pegó muy fuerte la soledad y me pregunté qué estaba haciendo allá cuando tenía tres hijos maravillosos y con quienes quería estar. Había propuestas para hacer de todo, teatro, novelas…De un momento a otro, llamé a mi hijo mayor, le conté cómo me sentía y de la nada creamos algo que llamamos el ‘Proyecto Miami’, que significaba reunir permanentemente a mis tres hijos procreados con distintas madres, y él me ayudó a hacerlo, para que conformaramos una familia de cuatro. Me tomó dos años y empecé de cero viviendo en un departamento chiquitito, hasta que encontré el lugar que ahora comparto con mis hijos. En este proceso y mientras viajaba a Hawai con la presidenta de mi club de fans, me preguntaron qué me gustaría hacer en la vida y les dije que me encantaría actuar y producir en Hollywood, y por casualidades de la vida ese mismo día me enteré que mi amigo Ricardo Kleinbaun tenía los derechos para producir la cinta ‘Elsa y Fred’, y necesitabha un inversionista que salió de esta reunión de Hawai; no sólo nos quedamos con la producción de esa película con Shirley MacLaine y Christopher Plummer, sino también ahora estamos con ‘Dark Places’, con Charlize Theron; ‘Wild Oats’, con Demi Moore y Jessica Lange, y ‘Gloria’, la película basada en la vida de Gloria Trevi, además de otros proyectos que tengo en puerta con Al Pacino”.

No Comments

Post A Comment