Blog

Comprometido con la Isla

  |   2011, Entrevistas - Prensa   |   No comment

Comprometido con la Isla
Tiene tanto trabajo en México que se quedará viviendo en ese país siete años

(Suministrada) Por Patricia Vargas CASIANO / pvargas@elnuevodia.com

El actor Osvaldo Ríos usó como referencia la relación que mantiene con su hijo Giuliano, de 21 años, para su personaje de padre de “Maximiliano Montoya” (William Levy) en la novela “El triunfo del amor”, que emite Univision a las 7:00 p.m.

En la historia, que tras el éxito obtenido se extendió tres meses, el galán boricua comparte estelares con Levy, Mayte Perroni y Victoria Rufo.

“Conozco a William Levy desde el 2002 cuando participó en ‘Protagonistas de novelas’. Íbamos al mismo gimnasio y siempre me pedía consejos, y ahora el destino nos unió en esta historia como padre e hijo. Ha progresado mucho en la actuación. Utilizo la relación que llevo con Giuliano para el papel. Me han comentado que me veo muy joven para tener un hijo como William, igual que me lo han comentado cuando corro con mi hijo mayor. En realidad hay padres que se conservan bien como yo”, dijo Osvaldo con coquetería, en medio de las múltiples escenas que graba día a día.

La producción no ha perdido la oportunidad para exhibir medio desnudos a estos dos galanes. “Es una historia que se centra en el mundo de la moda y vamos a ver modelos, tanto hombres como mujeres, luciendo sus cuerpos, es un recurso para atraer la audiencia”.

Por el contrario, a Victoria Ruffo la tienen bien tapada pues para muchos se ve mayor que Ríos cuando en la vida real son contemporáneos. “Intento caracterizar, que me resalten las líneas de expresión, pongo más grave la voz. Hay gente que piensa eso, pero aquí adoran la pareja entre Victoria y yo. Ella es la consentida de México”.

Ríos, quien se llama “Osvaldo”, en la nueva versión de la novela venezolana “Cristal”, señaló que ha sido providencial que la novela haya cumplido con las expectativas que se tenían. “Me siento feliz con el regreso al mercado internacional de las novelas, con un personaje muy bien escrito y construido. Para mí, representar a Puerto Rico dondequiera que voy, más que una obligación artística, es un deber patriótico”.

Se radica en México

Ante tantas ofertas que tiene en México, tanto en cine, teatro y televisión, el actor decidió radicarse en ese país por unos siete años con su esposa, la atleta brasileña Kassianna Rosso, y el hijo de ambos, Alessandro, de dos años.

“Kassianna y Turbo (como le dice al nene) se han adaptado muy bien. Al principio la altura y la contaminación les molestó un poco, pero ella sigue con su entrenamiento y compitió en el ‘Ironman’ de Cosumel en la categoría pro y quedó en el puesto 14. Me siento tranquilo de formar una familia, es una tarea día a día. Ni ella ni yo creemos en el papelito (matrimonio). Nuestros compromisos son más emocionales, lazos indivisibles que duran toda la vida”.

Giuliano, nacido en el matrimonio de Osvaldo y la reportera Carmen Dominicci, terminó su bachillerato en cinematografía y artes de la grabación en una universidad de Miami se propone hacer la práctica en México.

“Viene pronto y me trae a su hermano Osvaldo Gabriel. Quiere demostrar su talento y sus conocimientos en lo que estudió. Él quiere trabajar tras las cámaras, es una pena porque con esa pinta que tiene hubiera sido un gran acierto. Sus profesores dicen que es muy bueno y pasa muchas horas dedicado a su trabajo”.

Entre las propuestas que tiene el actor para teatro están la obra “Sin tetas no hay paraíso”, en la que interpreta seis personajes. “No voy a poder estar en el estreno porque la grabación de la novela se extendió, pero acordamos que estaré en el relanzamiento en agosto”.

En la Isla, le queda aún un proyecto pendiente, la película “Diario de un buzo”, del director Diego de la Texera, y que espera se realice este año.

Osvaldo tiene un fan club en Japón, que sigue todas sus novelas y en cuento se enteró del terremoto y posterior sunami se comunicó por internet con la presidenta del mismo. “Le escribí de inmediato, por suerte para ellas y sus familias todo estaban bien. El Planeta nos esta pasando factura por lo que le hemos hecho en los pasado 50 años. Es hora que países como Estados Unidos y China firmen el tratado de no contaminación al Planeta. No lo han hecho sólo por dinero”.

http://www.elnuevodia.com/comprometidoconlaisla-917400.html

No Comments

Post A Comment