Blog

Revista VEA No 1743 – El personaje de Osvaldo Ríos en “Gata Salvaje” siempre está con jóvenes hermosas

  |   2003, Entrevistas - Prensa   |   No comment

2013 01 05 vea

Se rodea de mujeres bellas

El personaje de Osvaldo Ríos en “Gata Salvaje” siempre está con jóvenes hermosas

MIAMI, Florida –(Por Helda Ribera-Chevremont, Enviada Especial de VEA)–. Multimillonario, hombre de mundo, propietario de diferentes agencias de publicidad y modelaje establecidas en las más importantes ciudades de Europa y Centroamérica, “Silvano”, caracterizado por el puertorriqueño Osvaldo Ríos en “Gata Salvaje”, llega a descubrir su triste pasado tras ser abandonado en un orfanato. En el proceso conoce a “Rosaura” (Marlene Favela) y se enamora.

Repasa sus líneas en el garaje de la mansión

Para desarrollar bien su papel, el actor repasa sus líneas cómodamente instalado en el garaje de la mansión enclavada en un llano del área de Homestead, al sur de Florida, que corresponde a la familia de los “Arizmendi”. Hay bullicio en estas facilidades que se han convertido en comedor, camerino, departamento de maquillaje, oficina de producción y zona de descanso.
“Tanto Univisión como FonoVisa me contrataron para hacer un personaje protagónico. Entré justo en el capítulo 120, que es cuando se decide extender la novela a 260. La mayoría de mis escenas son con Marlene. Es la típica historia tradicional, rosa, con los mismos códigos que exhibe «Romeo y Julieta». Ha tenido éxito por el elemento juventud y porque maneja la pena del amor imposible”, detalla Osvaldo a VEA con esa pinta de galán conquistador e infalible que exhiben los guapos.

Le llama la atención  por su carácter firme

Llama la atención la llegada del catering que le suple los alimentos a los artistas y demás integrantes de la producción y sale a relucir el ya conocido apetito voraz que tiene este hombre, a quien “le permiten repetir el plato por ser grande y fuerte”. (“Para mí, comer bien es indispensable, el ambiente de trabajo es bueno, el equipo de gente es excelente, uno cuenta con todo lo necesario para estar lo más cómodo posible y… me consienten mucho. Me dejan comer dos y tres veces al día”, menciona satisfecho).
“¡Es un comilón!”, grita una de las asistentes desde la otra esquina.
Las escenas que ilustran este reportaje corresponden al momento en que “Silvano” ya le ha declarado su amor a “Rosaura”, acosada por el dolor que le causa su trauma sentimental con “Luis Mario” (Mario Cimarro) y el agobio de estar casada con “Patricio” (Ariel López).
“A pesar de que es un multimillonario que se ha rodeado de las mujeres más bellas y glamorosas, «Rosaura» llama su atención por su pureza, su inseguridad, su carácter firme y sus valores. Y no podemos olvidar que es una mujer muy linda, guapísima”, comenta en voz alta para hacerse oír a pesar de la habladuría y las risas generadas por las bromas de sus compañeros durante un receso para almorzar.

Considera que el ritmo de trabajo es bueno

Naturalmente, “Silvano” tendrá que enfrentarse al amor que “Luis Mario” siente por “Rosaura” cuando la trama comience a girar en torno a este nuevo triángulo amoroso.
“Pero ese enfrentamiento se dará entre dos caballeros porque el escritor Alberto Gómez ha tenido la idea de hacerlo de una manera que no sea hostil. Es al estilo de la época medieval, respetando los códigos, utilizando las armas. Aquí se rompe con los esquemas tradicionales pero cada uno pelea sin maldad”, analiza muy complacido.
“Y tú, ¿te has encontrado en un triángulo amoroso alguna vez?”
“Nunca. Las veces que he tenido la oportunidad de tener una novia, esposa o amiga sentimental, se han dado de manera llevadera. Nunca he rivalizado con nadie”, asegura.
La tarde está esplendorosa. Sobre todo, por el confort que ofrece la agradable vegetación que cubre las cuerdas de terreno donde están enclavadas otras mansiones aledañas.
“Más del 80 por cierto de la novela se graba en exteriores. Es mucho más divertido trabajar de esta manera. Uno no tiene que estar todo el día metido en un estudio como si fuera un topo. El traslado de un lugar a otro nos permite respirar un poco. Grabar al aire libre nos sirve de motivación. En ese sentido, el ritmo de trabajo es más llevadero”, reitera de regreso a la lectura de su libreto… con la barriguita llena y el corazón contento

No Comments

Post A Comment