Blog

Osvaldo Rios deja la sicologia

  |   1990, Entrevistas - Prensa   |   No comment

REVISTA VEA de Puerto Rico
Enero 28 a Febrero 3 de 1990

 

Colaboración de Ferdinand Acosta Vidal.

 

L

uego de haber alcanzado buena reputación y altos ingresos como sicólogo, Osvaldo Ríos ha decidido dejar a un lado esa profesión para dedicarse por entero a la actuación dramática.

 

Esa determinación pudiera considerarse una locura pues está cambiando una sólida posición por una aventura repleta de sacrificios económicos y tremendos esfuerzos. Pero en su caso, se trata de la realización del sueño de toda su vida. Anhela ser actor dramático, el mejor de Puerto Rico…

 

Hay quienes aseguran que Osvaldo Ríos pudiera llegar a ser consagrado como el galán puertoriqueño de la nueva década del 90. Pero al joven no le está siendo tan fácil lograrlo a pesar de sus atributos, porque hasta ahora se le aprecia más por su formido cuerpo que por sus cualidades artisticas de desarrollo.

 

De lo que no hay dudas es que este joven ya puede considerarse famoso, bien sea por su atractivo fisico o por sus demás condiciones. Muchos consideran que fue lo primero lo que determinó su penetración en la televión pero otros opinan que fue su matrimonio con la actriz Sully Diaz lo que lo ayudó a salir del anonimato. Sin embargo, Osvaldo rechaza tales argumentos confesando que ha tenido que fajarse muy duro para conseguir las oportunidades que le han surgido hasta el momento.

 

Y prueba de eso es que, tras su revelación dramática en la fuerte obra ¨M.A.C.H.O.S.¨, el sicólogo, actor y modelo fue eliminado de la telenovela ¨Karina Montaner¨ anque habia sido elegido para formar parte de su elenco. Es algo decepcionante que no tiene explicación para él.

 

¨Todos estamos de acuerdo en que hace falta talento joven dentro de nuestra televisión, por eso me molesta que no me haya dado la oportunidad que me ofrecieron. Entrar al ambiente artistico no me ha sido fácil… es una navaja de doble filo. La gente piensa que mis cualidades físicas son las que me han permitido destacarme, ignorando que yo creo en el trabajo, que me gusta y que mantengo una buena disciplina¨, analiza algo contrariado.

 

Osvaldo Ríos refleja en cada palabra sus ansias de que le tomen más en serio su talento. Y, apesar de los contratiempos en su carrera artística, todo parece indicar que lo está logrando poco a poco pero sobre una base sólida. Así se desprende del hecho de que le dieran la oportunidad de destacarse como figura principal masculina en la tan artevida y comentada obra ¨M.A.C.H.O.S.¨, despues de haber protagonizado junto a Ruddy Rodríguez el unitario ¨En Aquella Playa¨, de Corín Tellado.

 

En estos momentos, el simpático artista se prepara para tomar parte en la pieza “Las Solteronas de la Calle San Sebastián” a estrenarse el 25 de enero en el Teatro Tapia.

 

Y, como si eso fuera poco, la poderosa Venevisión de Caracas le ha hecho una estupenda oferta para que trabaje en una miniserie y en otros de sus proyectos a largo plazo.

 

“Nadie es profeta en su tierra y así lo demuestra la tremenda aceptación que ¨En Aquella Playa¨ tuvo en Venezuela, donde gustó muchísimo mi intervención. Estuve hace poco por allá para negociar con Venevisión y la gente hasta me felicitaba en la calle. Fue una sensación muy linda. Mi actuación y el haber sido tan bien aceptado dieron pie a que esa importante empresa de televisión me llamara para ofrecerme un contrato” exclama Ríos con creciente orgullo mientras disfruta de un chapuzón en la piscina.

 

Ante tan fuerte inclinación suya hacia la actuación, surge la inquietud sobre el verdadero papel que juega en su vida su profesión de sicólogo. Porque, aparentemente, Osvaldo Ríos está echando a un lado todos los años de estudios que la misma requirió dejando de ofrecer sus valiosos conocimientos a los necesitados de terapia emocional. Y, sobre todo, está poniendo en peligro su establidad económica actual en aras de un futuro incierto como artista.

 

Según él mismo confiesa, deseaba ser actor mucho antes de comenzar a estudiar Sicología. Pero no se deslumbró por la fama y los alpausos, así que considero primordial asegurarse el futuro con dicha carrera para luego dedicarse de lleno a lo que realmente le atraía.

 

Ahora, tras ejercer varios años con éxito la profesión de sicólogo, Osvaldo confiesa que es el momento para abandonarla, aunque sea por un tiempo, para trabajar en su formación artística.

 

“La sicología me llena intelectualmente mientras que la actuación me satisface en lo espiritual. Siempre deseé actuar pero no me atreví porque sabía que primero debía terminar mis estudios. Considero que este es el momento de que se me permita la oportunidad de hacerlo, y dos años es un término razonable para desarrollarme. Es más, si pudiera vivir nada más de la actuación, dejaria la sicología por completo” confiesa consciente de la seria determinación que acaba de hacer.

 

Por tan poderosa decisión que ha tomado, Osvaldo Ríos se encuentra en un proceso de crecimiento en que está evaluando cada crítica constructiva que le hacen como artista. (“ Tengo mucha hambre de aprender y crecer como actor, por eso escucho órdenes y me dejo dirigir. Estoy en un proceso donde no puedo decir que me falta mucho o poco para llegar a mis metas. Necesito superarme para convencer a todos que soy un buen actor y no un simple cuerpo atractivo” concluye el hombre que está dispuesto a convertirse en el galán de esta década que recién comienza).

 

Dora Pizzi Campos.

 

Considera el alcoholismo como la peor droga. Ayuda a rehabilitar a la juventud.

 

En el transcurso de su profesión como sicólogo, y basándose en sus experiencias sobre el comportamiento humano de nuestra gente, Osvaldo Ríos ha podido evaluar que el alcoholismo es la droga legal que está acabando con la juventud puertorriqueña.

 

“He trabajado en asuntos de jóvenes y el mayor problema que he encontrado es la bebida. Muchos de nuestros adolescentes mueren a causa de ello, más que por otras drogas. En mis talleres terapéuticos, conjuntamente con un staff sicológico, reclutábamos a jóvenes para ayudarlos a planificar su vida académica y personal. Los resultados fueron excelentes y hoy día y, para mi orgullo, son personas de provecho”, indica Osvaldo con evidente satisfacción.

 

 

No Comments

Post A Comment